Una calavera literaria

El contador
La calavera busca una nueva afianzadora
Para su negocio emprendedor
Carlos era su contador y su asesor
Como todo contribuyente quería desglosar gastos
Así que la calavera decidió aumentarle unos gastos
Carlos como buen contador, le dijo que no
La calaca se encanijo de un susto se lo llevo.
De Matilde Homero Saidel

Para el otro mundo
Estaba cansada la maestra Fátima, muy cansada de tanto leer,
ahora se ira al camposanto aprender asustar
De sus alumnos no se preocupe, que ellos muy pronto la van alcanzar.

Estaba agotada la calavera de tanto buscar
con un poco de suerte al profesor Carlos se vino a encontrar.
Con una sonrisa dijo la calavera
“Vente para acá, y metete al costal”

Calaverita Siguiente:

Calaverita Anterior: