Calavera literaria inventada

Muerte profesional

Ya llego por quien lloraban exclamo la tilica y flaca
Vengo por los ingenieros que se creen muy sabios
También me llevare a los abogados que son bien colmilludos
A uno que otro administrador que se siente con mucha lana
Y una enfermera para que me cure el corazón
A todos me los llevo de corbata
O de un aventón
Cualquiera de las dos maneras es la mejor
Allá en el cementerio necesito gente preparada
Les dejo unos cuantos días de visitas para que se vayan despidiendo
de todos sus compañeros

De Ernesto Gómez Mendiola

Calaverita Siguiente:

Calaverita Anterior: